Ugly Love por Colleen Hoover


Cuando Tate Collins se encuentra con el piloto de línea aérea Miles Archer, ella sabe que no es amor a primera vista. Ni siquiera iría tan lejos como para considerar que tienen los mismos amigos. Lo único que Tate y Miles tienen en común es una innegable atracción. Una vez que sus deseos se hacen públicos, se dan cuenta de que tienen la atracción perfecta. Él no quiere amor, ella no tiene tiempo para el amor, de modo que sólo los deja con el sexo. Su arreglo parece ir sin problemas, siempre y cuando Tate pueda apegarse a los dos únicas dos reglas que Miles ha puesto para ella.
Nunca preguntar sobre el pasado.
No esperes un futuro.
Ellos creen que pueden manejar la situación, pero se dan cuenta casi de inmediato que no pueden manejarla en absoluto.
Corazones se infiltran.
Las promesas se rompen.
Reglas se destrozan.
El amor se pone feo.



Recuerdo que noviembre del 2014 fue el mes Hoover, leí todos sus libros publicados hasta ese entonces, estos están dentro de un género literario al cuál yo no estaba acostumbrada hasta que leí Falling for Hadie por Komal Kant, un libro que marcó un rumbo diferente en mi rutina como lectora. Sí.Y ahora no puedo parar de buscar lecturas de románticas.

Acepto que la sinopsis suena algo cliché, típicos protagonistas con un secreto o un pasado decepcionante y doloroso para recordar. Pero a pesar de eso, no puedo evitar que me encante la pluma de Hoover de cualquier forma. Este libro es más maduro y crudo en el sentido del lenguaje y la forma explícita en la que se encuentra escrita, porque sí, tiene varias escenas de sexo, y básicamente en eso se basa la relación de los protagonistas que son Tate y Miles, así que es imposible negarlo.

Tate es una estudiante de enfermería que llega a vivir con su hermano y el vecino/amigo resulta ser Miles. Esa amistad hace que ellos se vuelvan algo cercanos y consigo trae la atracción innegable que surge entre ellos. Ambos personajes tienen características opuestas, mientras Miles es muy reservado con su pasado, Tate está dispuesta a estar a la merced de Miles aunque él le deje claro en un principio que no espere ningún sentimiento mutuo y lo que él solo quiere es placer sexual.

Esto es algo que no me agradó para nada porque ese tema de "la mujer es sólo vista como un objeto sexual" depende de la propia mujer. Tate definitivamente queda con la característica de sin dignidad por lo mismo que ella al parecer empieza a enamorarse de Miles. Como que ese acuerdo es a lo Cincuenta Sombras pero no llevado al extremo. Aún así se espera que en cualquier momento los sentimientos se tornen más fuertes por los dos lados mientras avanza la historia.

De haber un secreto, hay un secreto con respecto al pasado de Miles. Como es de esperarse, al menos si haz leído anteriormente a Hoover, siempre hay un personaje intermedio. Con intermedio me refiero a ese lado "verdadero" que los protagonistas no están dispuestos a aceptar con respecto a sus sentimientos o el rumbo de sus vidas.

En fin, me pareció una historia entretenida y me mostró una faceta diferente de la autora. Hoover tiene ese talento para convertir lo cliché en algo "no tan cliché" y eso es lo que me hace amar cada uno de sus libros. Hay veces en que es bueno imaginar las cosas de una manera drástica para conocer algún caso futuro aunque para muchos algunas situaciones lo cataloguen como exagerado.



Share:

0 comentarios

Somos lectores, deja tu comentario u opinión aquí: