Patch Up por Stephanie Witter

 Skye siguió a su novio de mucho tiempo a Seattle para su primer año de universidad, pero él la abandonó después de solo una semana. La relación llevó únicamente dolor y destrucción a la vida de Skye, y sin embargo, no puede abrirse a los demás y vivir su vida.
¿Qué pasa si ya está rota en pedazos?
Odia ser tocada, se oculta bajo sus camisas demasiado grandes y detrás de su salvaje cabello rizado. Incluso su alegre compañera de cuarto no puede llegar a ella.
Y aun así...
Soy el chico que sabe cómo te puede doler tanto que tus adentros se sienten cortados y sangrando.
El alto, y guapo y tatuado profesor ayudante de su clase de psicología cambia todo cuando literalmente choca con ella y la confronta. Por primera vez en mucho tiempo, quiere intentar abrirse a este chico cuyos intensos ojos oscuros no pueden ocultar su propio dolor a pesar de la cegadora sonrisa que le da.
Sin embargo, justo cuando está empezando a vivir de nuevo, su ex novio vuelve rompiéndola una y otra vez, haciendo todo más complicado.
Quiere luchar por sí misma y por esta cosa construyéndose con el profesor ayudante, incluso cuando él la rechaza, pero, ¿pueden dos personas rotas hacer  las paces?

Nunca pensé que chocar con alguien podría cambiar vidas, pero es posible.


No hay que negar que la sinopsis puede parecer algo cliché, pero la forma en la que el libro adquiere madurez con respecto a los personajes y el tema principal en sí, que es el maltrato a la mujer, hizo que tenga la calificación respectiva.

Sabemos que Skye es una chica que ha llevado una vida complicada porque ha recibido el maltrato constante de su novio Sean, y por otro lado tenemos a Duke, que es el asistente de su profesor de psicología. Ambos tratan de sobrellevar su pasado, y podemos ser testigos que algunas cosas pueden repercutir en su presente y futuro. 

He logrado empatizar con los personajes por sus actitudes y la forma en que evolucionan conforme transcurre la historia. Skye es una chica cerrada en sus sentimientos y se encapsula en llevar una vida invisible, no le gusta socializar, sin embargo, es más fuerte de lo que cree. En este libro la vemos indefensa y realmente necesita ayuda, pero es tan necia e irónico que se esmere a negar lo evidente. La situación de Skye es inconstante gracias a su ex-novio que no la deja de atormentar con su "eres mía". Le hace saber siempre que no será de nadie y que no vale nada como mujer.
Duke llega a su vida para darle un respiro, pero este también vive con sus problemas. Y esos problemas serán un obstáculo para que Skye se abra completamente a la aceptación de su situación. Ella vive asustada de su sexualidad, ese es resultado de lo que le ha tocado vivir.

Duke es un personaje que me atrajo desde un comienzo, tiene esa coraza de ser fuerte y vaya que lo es. Es un chico demasiado tierno y se encarga de dar la vuelta a la página cuando se trata de Skye, excepto que no puede olvidar a alguien que formó algo muy importante en su vida. En lo personal, es inevitable sentirme orgullosa cuando los personajes hacen lo imposible para superar sus temores,enfrentar su realidad,etc. Y estos personajes son reales, pueden reencarnar algo que realmente puede pasar. Y ser testigo de ver a alguien superarse es digno de admirar.

En fin, es una historia con altos y bajos, un romance que toma su tiempo y es real. No es el típico flechazo adolescente, es algo más serio y con situaciones reales. Por un momento creí que estaba leyendo a Colleen Hoover, pero no. Los personajes secundarios quedan en secundarios al menos en los dos primeros libros, pero tienen una historia. Una historia que la autora se encargará de moldear y conducir a su manera. Una manera que me dejó satisfecha.

 Nota: Estos libros no se encuentran traducidos al español.

Share:

0 comentarios

Somos lectores, deja tu comentario u opinión aquí: