Hablemos de #1 : La Élite + La Elegida


NOTA: Este tipo de entradas pueden contener spoilers.

En la entrada pasada escribí la reseña de La Selección, el primer libro que lleva el mismo nombre de la saga. A estas alturas, hablar de romance para mí ya es común. Sí, porque antes no leía para nada -nada de nada- romance juvenil. Y estos libros me han dejado satisfecha.

No fue mala opción continuar después de leer La Selección, en lo personal, no me gusta que un personaje tenga la personalidad de degradarse a sí mismo. Sea femenino o masculino. Porque ¡vaya! en los libros de romántica juvenil no vamos a negar que siempre el cliché es que "la chica se sienta poca cosa y de un santiamén aparece el guapo del drama para cambiar la situación por completo". No es que me fastidie ni me moleste esos rasgos en los protagonistas de una historia, porque no hay que negar que eso atrapa al lector. Y yo no soy la excepción. En fin, no me iré por las ramas.

La Selección como saga me ha parecido muy entretenida y nueva. Pertenece al género de distopías juveniles con su gran dosis de amor. Nunca había leído distopías hasta La Reina Roja. La temática épica (reinos,monarquía,reyes,princesas,castillos,guerras) ha sido siempre un requisito indispensable en un libro,y era mejor aun cuando tenía toques fantásticos. ¡Y genial! Este libro era distópico y me remontaba a esa época, pero lamentablemente no percibí lo que esperaba encontrar. Pero eso solo fue en el primer libro,porque en los siguientes ... me dejó satisfecha.

Primeramente, el personaje de América es digno de sobresaltar. Me encantó su manera desinteresada de pensar con respecto a las "leyes de las castas". Prácticamente se veía constante discriminación del reino de Illéa hacia el pueblo -o las castas-. Estos vivían oprimidos, sin decisión alguna, y ver que América sea quien inicie cierta rebelión o desacuerdo con el puesto al que le llevó ser una de las seleccionadas - aunque ella no se lo esperaba- ha sido valiente.


Ella jamás pensó que la decisión de firmar esa carta iba a acabar con ella entre las 35. Ese proceso de elegir cierta cantidad de chicas de las diferentes castas o del pueblo en general, para que al final alguna sea la esposa del futuro rey, me pareció muy innovador. Y a pesar que hayan sido 35 chicas, de los cuáles 31 eran personajes secundarios, cada uno tenía una característica. Eso es lo que me agradó aun más, porque no todos libros tienen tantos personajes secundarios que den qué hablar.
El primer libro me aburrió, así de sencillo,pese a que haya rescatado lo anterior. Pero con La élite y La Elegida, Cass me cayó la boca.

En el segundo libro notamos el triángulo amoroso que se podía esperar. Maxon, América y Aspen. Lo que no imaginaba era la indecisión total de América, y ese carácter llegaba a cansarme de ella. Luego la comprendí, porque obviamente nadie olvida a su primer amor y Aspen lo era. Conocer a Maxon fue totalmente casualidad y enamorarse de él era inevitable. Ahora sé por qué Maxon aparece como novio literario favorito. Es un personaje muy tierno, a pesar que a veces se muestre interesado en otros asuntos. Está por ejemplo el claro hecho que todas las seleccionadas debían tener su atención. Yo no podía soportarlo, América no era la única celosa ¡eh!
Maxon era tan considerado con todas y esto a América le hizo dudar acerca de los sentimientos que él tenía supuestamente hacia ella. 
Me agradó el camino de enamoramiento que llevaron América y Maxon, primero todo comenzó con una amistad. Y ella solo quería eso,pero poco a poco la atracción entre ellos era innegable. La escena del beso en el jardín fue muy tierno y es imposible no admitirlo.
¿Notaron el humor? Tiene sus momentos malos,por lo mismo que la historia cada vez se pone más complicada, pero el humor o la chispa graciosa siempre está presente. ¿A quién no le fastidió Celeste? No hay que negar que tenía una imaginación tremenda para arruinar a las demás, algunos se pasaron de la raya. Bastante. Y la odié por eso. Sinceramente no esperaba su cambio, fue inesperado y rotundo. Fue algo bueno mientras duró, porque sí, me dolió su muerte. 
Marlee fue esa amiga incondicional, ella y América dejaban de lado la competencia para dar lugar a su amistad. La escena del castigo por los sentimientos que tenía hacia Carter me hizo lagrimear. Fue demasiado duro, y lo peor de todo era que todo era público. Pero toda esa mezcla de emociones, entre indignación y enfado, pasó cuando nos enteramos que Marlee y Carter vivían en el castillo, bajo la protección de Maxon. Es que él no iba a permitir que su "querida" esté triste y descontenta.

Ya para culminar, fueron muchas las escenas que me hicieron suspirar por Maxon, renegar de la actitud de América, odiar las atribuciones que se tomaba Aspen con América en el castillo, amar el cambio de los personajes que no esperaba, Celeste. Debo concluir, que valió pena continuar con la saga. En un principió agotaba mi paciencia la niñería de América y la inmadurez en su forma de actuar en algunas situaciones. Pero eso es rico, rico porque no siempre se encuentra personajes literarios que maduren tanto como lo hizo América. Fueron cambios con fundamente y eso tiene una validez infinita. Sí, Cass me cayó la boca. Y me alegro.



Share:

1 comentarios

  1. Hola! Me alegra que los siguientes libros te gustaran más que el primero :) Maxon <3

    ResponderEliminar

Somos lectores, deja tu comentario u opinión aquí: