Al final de la calle 118 por Clara Cortés



Vivir al final de la calle 118 no es fácil.
La madre de Valeria y Raven las abandonó hace años sin dar explicaciones y ambas han tenidomaprender a ganarse la vida. Mientras Valeria tiene un insignificante trabajo como modelo, su hermana patea la ciudad en busca de hombres a los que seducir para pagar el alquiler a cambio de sus servicios. Valeria pensaba que todo seguiría así para siempre ... hasta que escucha la música de aquel chico al final de la calle,junto a su casa, y sus miradas se cruzan.
Desde ese momento, una serie de curiosas coincidencias llevará a los personajes de esta novela a cambiar sus vidas como nunca se hubieran imaginado.

ÉCHALE UN VISTAZO


OPINIÓN PERSONAL
Devastada. 
Creo que es la primera palabra que viene a mi cabeza después de haber terminado el epílogo. No he logrado leer los agradecimientos porque mi vista se encuentra tras una nebulosa. 
Esperaba una vida bastante dura para la protagonista desde que leí la sinopsis, pero un desenlace así de abrupto y tan radical es lo que hizo mi corazón añicos. 

La calle 118 , casas que se encuentran ubicadas de forma paralela ,una frente a otra ,separadas por la calzada, son como un espejo de una realidad diferente y estilo de vida entre algunas y otras personas. Una parte oscura, golpeada por un pasado en el que sólo queda salir adelante y una parte colorida, que sólo puede representar tranquilidad y equilibrio. Aparentemente, porque caras vemos pero corazones no sabemos. 
En esta historia conoceremos a Valeria y Raven, dos jóvenes hermanas que tienen que cuidarse mutuamente, y pese a que el puesto de hermana mayor sea ocupado, ambas se necesitan para mantenerse seguras y a salvo. Hasta que hechos del pasado aparecen en el mapa.

Valeria a punto de cumplir los 18 no se siente segura de lo que ha estado haciendo en su día a día como una modelo. Por otro lado está Raven, que en algún momento fue Rachel hasta que empezó a prostituirse. Todo empieza a cambiar cuando Valeria conoce a Simon, un joven de su edad que trabaja en el orfanato de la cuadra. El sonido de la guitarra fue lo que necesitaba y la guió a una persona que inconscientemente daría un giro radical al rumbo de su vida que estaba deteriorándose sin percatarse.

Esta es la segunda vez que leo algo de la editorial Neo Plataforma, Corazón de Mariposa fue el primero y sólo puedo decir que ambas lecturas forman parte de lecturas sobre "auto ayuda juvenil". 
Superarse y luchar por un ideal, salir adelante con el apoyo de la familia, es la forma en la que resumiría el tema central de esos libros.

En fin, esta lectura me resultó bastante diferente a lo que esperaba. Si buscas romance, no lo encontrarás. Es un tipo de amor diferente (y único): la familia. Desde pequeñas ,Valeria y Rachel tuvieron que aprender a valerse por sí mismas y aprender a vivir sin el calor maternal. Fueron abandonadas por su madre, y algo que no imaginé fue el "concepto" de abandonar en esta historia. En la vida hay salidas, no hay que ahogarse en un vaso con agua a pesar de los retos, pero lamentablemente Rachel buscó una salida errónea y se convirtió en Raven. Una chica fría ,superficialmente, pero como un copo de nieve en su interior. Con su típico "c'est la vie" y entre vicios trataba de ocultar lo duro que fue un momento de su pasado. Las decisiones son clave en esta historia, y llega a tocarte tanto por los personajes tan reales que tiene.
Quiero hablar de Simon, a pesar de que la trama gire entorno al par de hermanas, él tiene mucho que contar. Y como que en algunas cosas tengo incógnitas acerca de este, ya que él fue el punto de partida y el final. 

Antes de leer el libro, leí críticas positivas y negativas, algunas un poco absurdas desde mi punto de vista y otras que llevan razón. ¿En qué momento Valeria odia a su hermana? Tanto Raven como su hermana son personas que han sido golpeadas por el destino y es un poco injusto elegir al "malo de la película". Valeria odiaba en lo que se había convertido su hermana, que es muy diferente, porque hubiera podido conseguir un trabajo "decente" sin necesidad de perjudicarse. Raven, como hermana mayor, se hizo cargo de Valeria a toda costa y eso la llevó a seguir un camino fácil que más tarde le deja una herida irremediable.

Pese al abrupto final (porque fue lo único que me disgustó), no deja de ser una lectura que nos muestra lo real que puede ser el tipo de vida de algunas personas y que nos permite reflexionar de lo que tenemos ,carecemos y de lo que no sabemos valorar en algunos aspectos de nuestra vida. 
Al final de la calle 118 puede encontrarse un rastro de cambios, que para Rachel y Valeria serán el inicio de un nuevo capítulo.
OTRO LIBRO


(*) Se publicará el 7 de Noviembre del 2016.
Próximamente en librerías.


Share:

0 comentarios

Somos lectores, deja tu comentario u opinión aquí: