Siete lágrimas al mar por Terri Farley


A los 10 años, Gwen Cooke tuvo un extraño encuentro con un chico de ojos oscuros. Vino a ella en la playa, le susurró extrañas palabras al oído, y luego desapareció. Poco después, su famila se fue de su casita de la playa, y Gwen nunca volvió a ver al chico.

Ahora con 17 años, Gwen vueve al hogar de su infancia. Su abuela se lo pidió. Pero Gwen sabe que debe volver por otra razón: necesita el mar. Tal vez sea el mismo mar el que la llama. Tal vez sean el recuerdo del chico y de sus extrañas palabras los que la atraen al lugar donde se conocieron. Tal vez sea hora de enfrentarse a su destino.
Fue mi primera lectura en el año e hizo que empezara muy bien. Es una historia fantástica, y con ese término me refiero a la pluma del autor. He vivido cada página, no imaginan cuánto.Sé que digo esto seguido, por no decir “siempre”, pero creo que no sería aceptable negarlo.

Con tan solo ver la portada y leer la sinopsis quedé totalmente enganchada, es decir: Llama el mar,vendré a ti. Pierde siete lágrimas,tal vez siete años.” ¿Quién no se hace preguntas con esa “profecía” o tal vez maldición?

En fin, comenzaré contándoles algunas cosas.
Tenemos a Gwen,una jovencita de 17 años que tuvo un incidente muy difícil de olvidar cuando era una niña, exactamente a sus 10 primaveras. Lo que sucede -y no es spoiler- es que ella sufría de sonambulismo, y una noche,eso provocó que su familia y personas que presenciaron lo ocurrido la creyeran loca. Lo que sucedió fue que ella en plena madrugada se dirigió a la orilla del mar (ella vivía en una casa de playa con su familia) y poco a poco se fue sumergiendo, de tal forma que se estaba empezando a ahogar, pero por casualidades -¿o no?- es salvada por un muchacho de su edad. Su encuentro es muy tierno para ser dos niños, pero las casualidades no existen, eso marcará el inicio de un lazo que sólo puede acabar en sufrimiento.

Déjenme decirles que la historia en el principio me resultó un tanto tedioso. Creo que la autora se distancio de lo que nos quería contar. Nos relataba lo que hacía Gwen a diario durante su estadía en Mirage Beach, desde el principio nos cuenta aquello y son muy pocas las veces que tiene encuentros con Jesse.
Jesse -suspira-, obviamente guardó el misterio de este chico hasta el final y supo engancharme desde el principio, a pesar que me haya parecido lento. Y es que este chico resulta ser un selkie, un ser de la mitología escocesa, una foca que al migrar a la costa se transforma por cierto tiempo en humano para buscar a su par, y él está convencido de que Gwen lo es, pero lo que no espera es que sea difícil y trágico.

Este libro me hizo cuestionarme mucho sobre la vida, aveces hay que sacrificar y renunciar a ciertas cosas y este libro te lo recuerda claramente.
Fue una lectura fresca y con un final que te deja: ¿Hay segunda parte? ¡Debe haberlo! -gritodedesesperación-, pero no siempre un libro tiene el final feliz, la autora nos da la oportunidad para imaginar lo que depara el futuro para Jesse y Gwen.

Share:

0 comentarios

Somos lectores, deja tu comentario u opinión aquí: